NUEVOS CUENTOS DE LOS MITOS DE CTHULHU

NUEVOS CUENTOS DE LOS MITOS DE CTHULHU
Ficha técnica
Editorial:
EL CLUB DIOGENES VALDEMAR
Año de edición:
Materia
LITERATURA FANTASTICA
ISBN:
978-84-7702-882-6
Páginas:
320
Encuadernación:
Cartone
Disponibilidad:
CONSULTAR DISPONIBILIDAD

23,08 €
Comprar

NUEVA EDICIÓN

Los cerca de sesenta relatos de horror que escribió H.P. Lovecraft en su corta vida le dieron una nueva dimensión a la literatura de terror, que ya no sería la misma después de él. Lovecraft logró trascender el horror puramente humano de diablos, brujas y vampiros e intuyó una realidad oculta, cósmica, terrorífica, y apenas descriptible: imaginó un espantoso panteón de deidades, los «Primordiales» o «Grandes Antiguos», con el dios ciego e idiota Azatoth a la cabeza («una ruina amorfa de absoluta confusión que blasfema y babea en el centro del infinito»), Yog-Sothoth, Nyarlathotep ?el Caos reptante?, Cthulhu ?el morador de las profundidades acuáticas?, y una alucinante caterva de alimañas descarnadas, demacrados nocturnos, entidades sobrehumanas que pueblan un Cosmos amoral, despiadado e indiferente al insignificante destino del hombre: el horror abarcaba todo el Universo, visible e invisible.
Poco a poco, amigos y escritores afines fueron agregando deidades y sistematizando esta espeluznante cáfila, conocida como LOS MITOS DE CTHULHU: Clark Asthon Smith, escritor californiano amigo de Lovecraft, incluyó a Tsathoggua y a Attach-Nacha; Frank Belknap Long a los Perros de Tíndalos; Henry Kuttner a Nygotha; Derleth a Cthugha, etc.
La presente selección, «Nuevos cuentos de los Mitos de Cthulhu», incluye las aportaciones hechas a los «mitos» por una segunda generación de escritores de terror, entre los que se encuentran Ramsey Campbell, responsable de la antología, Brian Lumley, Stephen King, además del propio Lovecraft y Frank Belknap Long.
Como explica Ramsey Campbell en el prólogo a esta edición: «Los Mitos de Cthulhu nunca fueron coherentes, ni tenían por qué. Su función era sugerir algo mayor y más terrible que nunca se llegaba a poner de manifiesto».